Social

volver

Eventos y noticias

CineMill The Equalizer, El protector y la sustracción internacional de menores

CineMill The Equalizer, El protector y la sustracción internacional de menores

La película de la que trae causa el presente CineMill tiene la sinopsis que sigue:

Regresa a la gran pantalla Robert McCall (Denzel Washington), el veterano ex-agente del gobierno que decide seguir combatiendo por su cuenta en casos contra delincuentes, secuestradores o cualquier tipo de extorsionador, por muy arriesgados que sean. Pero esta vez, este justiciero va a tener que enfrentarse a un caso en el que entrarán en juego sus sentimientos personales. Y es que, Susan Plummer, su compañera ex-agente de la CIA retirada, ha desaparecido. McCall se enfrentará entonces a sus secuestradores, sicarios de alto nivel con los que nadie está a salvo.

El héroe del celuloide vuelve a brindarnos con una de sus grandes actuaciones. Con el secuestro como tema de fondo. Y, precisamente, un secuestro encabeza los primeros minutos de película. En relación con la escena en cuestión, se observa un tren que circula por la intercontinental Turquía; y dentro del vagón, a nuestro protagonista, camuflado entre los pasajeros, por un lado, y a un varón maduro, de origen turco, y su hija, una menor estadounidense, por otro lado. Efectivamente, se trata de una sustracción internacional de menores. En este contexto, pues, el héroe de acción tendrá que bregar con cualesquiera de los obstáculos que se le pongan por delante, así como desplegar todas sus habilidades, a fin de recuperar a la menor. 

En la vida real, sin embargo, no es menester realizar esta suerte de acciones heroicas. Puesto que se puede alcanzar el mismo resultado invocando los instrumentos internacionales que, en su caso, estén en vigor entre los países implicados. En particular, cabría señalar dos, que son los más importantes en sus respectivos ámbitos. Por un lado, en el ámbito internacional, “El Rey”, el Convenio sobre los Aspectos Civiles de la Sustracción Internacional de Menores (en lo sucesivo, “Convenio de la Haya de 1980”), hecho el 25 de octubre de 1980. Por otro lado, en el ámbito de la UE, el REGLAMENTO (CE) Nº 2201/2003 DEL CONSEJO de 27 de noviembre de 2003 relativo a la competencia, el reconocimiento y la ejecución de resoluciones judiciales en materia matrimonial y de responsabilidad parental, por el que se deroga el Reglamento (CE) no 1347/2000, el cual altera el citado convenio, siendo prevalente sobre este último.

No obstante lo anterior, si, en hipótesis, se produjera una sustracción que implicase a España y Turquía, los antes referenciados instrumentos no serían operativos. Por lo que se refiere al primero, por cuanto la República de Turquía no es Estado parte. En cuanto al segundo, bien entendido que el menor sería trasladado a un Tercer Estado. Por lo que, así las cosas, la restitución sería imposible o cuando menos extremadamente difícil. Sin embargo, existe otro instrumento que podría resultar de aplicación. Es el Convenio Europeo relativo al reconocimiento y la ejecución de decisiones en materia de custodia de menores, así como al restablecimiento de dicha custodia, hecho en Luxemburgo el 20 de mayo de 1980, y ratificado por el Reino de España el 9 de mayo de 1984. Y por la República de Turquía el 8 de febrero de 2000. Un convenio relativamente desconocido por el público general. En la medida en que la República de Turquía es el único país de influencia musulmana que ha suscrito el susodicho instrumento internacional. 

Descendiendo a detalles, y por lo que respecta a los presupuestos de aplicación, de acuerdo con el tenor de los arts. 1, letra a) y d), y 12, deben concurrir los siguientes requisitos, a saber: (1) Que el menor tenga una edad inferior a los 16 años; (2) Que se trate de un “traslado ilícito”; y (3) Que el país de destino sea otro Estado parte. Los requisitos explicitados, a la luz de los datos que se desprenden del supuesto planteado, se cumplirían.

En otro orden de ideas, el funcionamiento del tan aludido convenio descansa sobre dos premisas fundamentales: la restitución inmediata del menor y el exequatur.  

En relación con la restitución inmediata, dispone el art. 8, en su apartado 1, que ...la autoridad central del Estado requerido dispondrá que se proceda inmediatamente a restituir al menor:

a) Cuando en el momento de entablar el procedimiento en el Estado donde se dictó la resolución correspondiente o en la fecha del traslado sin derecho, si este se produjo con anterioridad, el menor y sus padres no tengan más nacionalidad que la de dicho Estado y el menor tenga residencia habitual en el territorio de dicho Estado.

b) Se haya dirigido a una autoridad central una solicitud de restitución, dentro de un plazo de seis meses a partir del traslado sin derecho.

En otros supuestos distintos a los descritos sí será necesario, empero, el exequatur; el cual, de conformidad con lo establecido en el art. 9, apartado 1, solo podrá ser denegado por los motivos tasados contemplados en el citado precepto, entre los cuales cabe destacar la infracción de los derechos de defensa y la existencia en el Estado de destino del menor de una resolución relativa a su custodia incompatible con la decisión extranjera cuyo exequatur se pretende. A mayor abundamiento, con arreglo al art.10.1, se añadirían otros motivos de denegación si el exequatur se instase una vez transcurridos más de 6 meses. 

Vista la anatomía de este instrumento europeo, cabría inferir que su funcionamiento es, probablemente, más complejo que el del Convenio de la Haya de 1980. Complejidad, dicha sea la verdad, que se acompaña de una posible lentitud no deseable en su puesta en marcha. 

Con todo, el Convenio de la Haya de 1980 sigue siendo, a nivel internacional, el instrumento más importante en la materia. Por ello, al hilo del tema que nos ocupa, el lector tendría a bien en leer el muy sugestivo trabajo publicado en nuestra sección de Actualidad y opinión, de la Dra. Lorena Vizcarret Tessore, profesora de Derecho Civil de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de la República Oriental del Uruguay (UDELAR), que tiene por título La polémica restitución a España de una niña víctima del síndrome de alienación parental”

En un mundo globalizado donde, cada vez en mayor medida, las fronteras se desdibujan, los problemas y desafíos mutan. Adquiriendo unos contornos transfronterizos. El Derecho Internacional Privado se ocupa de elaborar soluciones que den respuestas a dichos problemas y desafíos. El Derecho Internacional Privado alcanza, pues, donde el Derecho nacional o local no pueden llegar. En este contexto debe inscribirse el papel fundamental que juegan los distintos instrumentos internacionales cuando un menor es trasladado ilícitamente a otro país desde su residencia habitual, en detrimento de su interés superior.

Foto: Sensacine

Millenium DIPr

Actualidad y opinión

"Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes" y las normas imperativas en el DIPr

"Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes" es una serie de dos libros infantiles que recibió la censura de las autoridades rusas. En esta entrada se estudia el juego de las normas imperativas

Eventos y noticias

#CineMill México, España y la nacionalidad de las películas y sus directores: A. González Iñárritu

El Gobierno ha concedido la nacionalidad española por carta de naturaleza al cineasta mexicano Alejandro González Iñárritu