Social

volver

Actualidad y opinión

Oposiciones en el S XXI #Reto Millennium DIPr

Oposiciones en el S XXI #Reto Millennium DIPr

Con ocasión del debate que se suscitó estos últimos días en FB relativo al sistema de oposiciones y a la forma de estudiar lanzamos el reto: oposiciones en el S XXI.

Os presentamos el interesante comentario de la Ilma. Sra. Dunia Sanz Ezquerra, Fiscal del TSJ de Navarra


OPOSICIONES: PARAÍSO O INFIERNO


Ilma. Sra. Dunia Sanz Ezquerra
Fiscal del TSJ de Navarra
Pag. web: Judicatura.es


La semana pasada se anunció oficiosamente que las pruebas para las oposiciones a jueces y fiscales tendrán lugar a mediados de abril. Casi de inmediato, las redes sociales y los foros en Internet comenzaron a arder y pusieron de manifiesto el nerviosismo de todos aquellos que están preparando estas oposiciones. Lo mismo ocurrió con anterioridad cuando se supieron las fechas de las pruebas relativas a las oposiciones de secretarios judiciales. Y no es para menos, si hace unos años todas estas oposiciones exigían a los opositores esfuerzo y tesón, ahora también se exige sangre, sudor y lagrimas. El número de plazas es mucho menor y la competencia abrumadora. Pero todo en la vida es difícil. ¿O no es duro triunfar en la abogacía?

Para muchos, la decisión de preparar una oposición, cualquiera que esta sea, responde a una postura cómoda, argumentando que opositar es para gente no dispuesta a pelear en el mundo laboral privado o que, simplemente, busca seguridad y estabilidad en vez de lucha y riesgo. Para otros, en cambio, superar unas oposiciones como las que nos ocupan supone esfuerzo y renuncia temporal a muchos buenos momentos. Todos tienen razón, porque todo depende del cristal con que lo miremos, de la forma de ser de cada uno o de la vocación profesional.

Tomada la decisión de opositar es cuando comienzan las dificultades, el reto y el verdadero trabajo, que sólo culminará si alcanzamos el éxito, lo cual nunca es seguro. No todos que comienzan este largo camino lo acaban, pues la demanda es mucho mayor que la oferta, sobre todo en una Universidad que, como la española, genera tantos y tantos licenciados en Derecho. En los momentos de debilidad económica nacional en la que nos encontramos, esta circunstancia todavía es mucho más evidente, pues la oferta de plazas se ve afectada por la falta de recursos. Sin embargo, más pronto que tarde, esta situación cambiará y el Estado se verá en la necesidad de proveerse de más y mejores profesionales capaces de afrontar los nuevos retos que se avecinan para la modernización de la Justicia. Al igual que en la mayor parte de los países de la Unión Europea, la instrucción será realizada por el Ministerio Fiscal, lo que conllevará la necesidad de duplicar la plantilla de este organismo. Y algo parecido ocurrirá con los jueces, que tendrán que hacer frente a los desafíos que poco a poco emergen en todas las sociedades modernas.

Muchos estudiantes de Derecho piensan que preparar las oposiciones a judicaturas, secretarios judiciales y otras similares son solamente para gente con expediente académico muy magnífico, pero nada más alejado de la realidad. La experiencia nos enseña que son muchos los casos de estudiantes brillantes que no han sido capaces de hacer frente al reto de la oposición y han tenido que abandonar; por el contrario son numerosos los estudiantes “normales” que han llegado al final. Y es que lo que se necesita para opositar no es un expediente sobresaliente, sino ser constantes en el esfuerzo y estar firmemente decididos a alcanzar la meta. La oposición no se hace a base de exámenes trimestrales con los que poco a poco vas eliminando materia, solamente hay un examen al año y es ahí donde te juegas todo. Por lo tanto, esfuerzo y constancia son dos de las claves necesarias para alcanzar el objetivo. Método adecuado y preparación eficiente son las demás. Y si estás convencido de lo que te has propuesto el éxito está asegurado, hoy o mañana, en esta convocatoria o en la próxima.

Las nuevas generaciones de estudiantes universitarios están aplicando nuevos métodos de estudio, donde la práctica parece imponerse cada día con más vigor. Eso está muy bien, pero no es todo. En la oposición, tal y como hoy está planteada, es necesario aplicar la memoria, sin memorización no se alcanza el éxito. Podemos discutir durante horas sobre las bondades o maldades del sistema, pero es el que tenemos y, desde mi punto de vista, es bastante eficaz. Si no, ¿cómo examinamos a todos los opositores con objetividad? Todos tienen que tener el mismo derecho de acceso y las mismas oportunidades, y todo ésto hay que medirlo de alguna forma.

Hace poco una amiga, que lleva trabajando muchos años como interina en un alto puesto de la administración pública, se presentó a las oposiciones y se quejaba de que se le exigieran unos conocimientos memorísticos que consideraba innecesarios dados sus conocimientos prácticos. En el fondo y a primera vista tenía razón, pero ¿qué ocurre con los recién licenciados que también quieren esa plaza? Efectivamente ellos no tienen experiencia, pero tampoco la tenía ella cuando llegó a ese puesto. En definitiva, entiendo que es más equitativo exigir los mismos conocimientos a todos que primar la experiencia y dejar a los que no la tienen sin posibilidad de adquirirla, que sería lo mismo que cerrar las puertas a las generaciones futuras.

Volviendo a la memorización, está claro, pues, que en la oposición hay que ponerla a trabajar, pero no sólo porque el sistema nos lo pida, sino porque la materia que manejamos nos lo exige. Eso si, no tenemos que saber de memoria el Código, pero si tenemos que saber la esencia de lo que dice y no olvidarlo. Después, hay que razonarlo.

Finalmente, todos tenemos asumido que las oposiciones son duras, que cuestan mucho trabajo y que se exige demasiado. Pero, seas notario, fiscal, juez, secretario judicial o médico, el buen funcionamiento del Estado y de la administración va a depender de tu trabajo. El ciudadano dependerá, en muchas ocasiones, de ti, de tus conocimientos y de tu buen hacer. Por eso, las oposiciones son duras, pero el éxito en las mismas enormemente satisfactorio.


(18 de enero 2015)


Nota Millennium

*V. sobre el particular los comentarios publicados en nuestro FB por D. Alvaro Gimeno (Portavoz de la Plataforma de opositores a jueces, fiscales y secretarios judiciales) y por D. Oscar Ibáñez Vicente (Miembro de la sección de comunicación Millennium), así como el post de D. Antonio Ripoll titulado "Memoria de opositor" publicado en su Blog del Notario 

Millenium DIPr

Actualidad y opinión

Nota Legal: Matrimonio entre doble nacional hispano chileno y española ambos evangelistas celebrado en España

En nuestra Nota Legal abordamos un supuesto real que nos da cuenta de la importancia de conocer la normativa internacional Privatista.

Eventos y noticias

Cuestionario para profesionales: MiRI - Derecho del Menor a ser informado en los procesos civiles en la UE -Mejorando el derecho del niño a ser informado en los procesos civiles en la UE

Fruto de la colaboración entre distintas Universidades y Asociaciones profesionales europeas, cooordinadas por la Universidad de Génova, la DG de Justicia de la Comisión Europea, financia un Proyecto titulado: “Minor's Right to Information in civil actions – Improving's right to information in cross-border civil cases” - MiRI" (https://dispo.unige.it/node/1159).